lunes, 16 de mayo de 2016

No se si difruté mas con la final de de Berlin entre CSKA-Fenerbahce o en la final mini femenina del IV Memorial Rafa Rojano

No se si soy una "rara avis" de este deporte maravilloso que es el baloncesto, posiblemente me diréis que exagero, pero este fin de semana he visto dos acontecimientos deportivos totalmente dispares, yo diría que polos diametralmente opuestos y en ambos he disfrutado como un cosaco, en concreto os hablo de la Final Four de la Liga Europea en la que he gozado a tope del partido Laboral Kutxa-Fenerbahce y si cabe todavía más de la final CSKA-Fenerbahce y de unas niñas de minibasket en un partido entre Maristas de Córdoba y la S.D. Candray de San Fernando (Cádiz) que me lo hicieron pasar genial, viendo la final del IV Memorial Rafael Rojano celebrado en Córdoba. 
Centrándonos en la Final de la Liga Europea
Que partidazo nos brindaron rusos y turcos, partido jugado a tumba abierta con una fase prodigiosa del CSKA, una reacción antológica e inusitada del equipo de Obradovic y una reacción final en la prórroga del equipo de Itoudis que nadie ya esperaba.
Me encantó el movimiento de balón y la fluidez en ataque del equipo ruso del CSKA, lección magistral en ataque con máximo aprovechamiento de los recursos y una lección de libro de lo lo que es el extra-pass (un pase más), sencillamente antológico el segundo cuarto del equipo que entrena el griego Dimitris Itoudis, el tridente Nando de Colo-MilosTeodosic-Cary Higgins lideró el ataque moscovita e hizo las delicias de todo el que vió el partido durante el primer tiempo. El 30-50 al descanso se cimentó en el juego defensivo y desde atrás se construyó el ataque, los cambios defensivos descompusieron a los de Obradovic, pero el hecho de que Vorontsevich se cargara de faltas iba a tener posteriormente mucha repercusión final.
Tres factores cambiaron todo después del descanso, de una parte la capacidad de Obradovic de convertir a los suyos en auténticos kamikazes, se defendió varias vueltas de tuerca mas, los rusos se dedicaron a controlar más el tiempo y el marcador buscando ataques largos que casi siempre acababan en un pick and roll central que no servía para casi nada y muy especialmente y desde el punto de vista psicológico los fantasmas del pasado de los rusos, que hicieron aparecer la ansiedad y el miedo a perder, lo sucedido en otras ocasiones se metió hasta el tuétano en los jugadores del CSKA, situación que a punto estuvo de costarle un partido y un título que prácticamente tenían en el bolsillo.
La importancia del rebote ofensivo simbolizado en la figura de Epke Udoh, el desparpajo de Bobby Dixon jugando al estilo callejero de los playgrounds y la inteligencia de Kostas Sloukas rompieron todos los esquemas rusos y los descompusieron por completo, solamente el palmeo salvador de Victor Khryapa devolvió las esperanzas a un equipo que había perdido los papeles y no digamos nada de su presidente que se fué hasta el banquillo, ¿para qué?
Capítulo aparte merece mencionar el tema de los tiros libres de Jan Vesely y el calvario particular que pasó en este aspecto y el poco potencial del CSKA bajo tableros, con Vorontsevich cargado de faltas y fuera de partido y un guadianesco Kyle Hines, fue agónica la batalla final en la que los turcos ganaron 13 rebotes ofensivos y la mitad de ellos de un Udoh imparable.
La prórroga sirvió para el renacer de un equipo ruso que desde el tiro libre y del resurgir de un Nando de Colo desaparecido en combate en el último cuarto, con cambios a estilo de balonmano especialmente con De Colo y Teodosic ambos con cuatro faltas rotando con Higgins y Jackson y un pequeño resurgir de Hines, los rusos alcanzaron la gloria y pudieron resarcirse de otros fracasos anteriores, Nando de Colo se llevó un MVP que quizás si los turcos hubiesen ganado el partido se podría haber ido perfectamente a las manos de Ekpe Udoh.
Una final de mini muy disputada y bonita
Esta es la otra cara del baloncesto, pero joder que bien me lo pasé viendo jugar a las chicas de Maristas de Córdoba contra la SD Candray, en una bonita y apasionante final en la que vencieron las cordobesas. 
Baloncesto de base en su máxima expresión, juego puro, nada de especulaciones, presiones de los dos equipos a toda la pista, poca táctica por no decir ninguna y mucha técnica individual, juego vertiginoso y de rápidos contraataques, buenos y variados 1c1, defensa intensa de los rebotes, y detalles, muchos detalles de las niñas de uno y otro lado, sus entrenadores Fran de Larriva por parte cordobesa y Jesús Bey por parte gaditana también vivieron el partido con tensión, pasión e ilusión y el juego de sus chicas en el campo reflejaba el buenísimo trabajo que sin duda hacen a diario con sus chicas. Ver a un Fran de Larriva pasional (salvando las distancias me recordaba en los gestos y en su carácter a Obradovic aunque con mas barrigita, ¡esas cervecitas!), mucho mérito el de Fran ya que no es fácil tras doce años inactivo volver a trabajar con un equipo de mini y observar que fácilmente se ha adaptado a ellas, pese a estar dirigiendo sus últimos años a equipos de edades superiores. En el otro banquillo Jesús Bey algo mas flemático pero también intenso, impartía su docencia a ese grupo de niñas mini sin duda muy afortunadas de poder aprender de los conocimientos de un gran pívot que tuvo una magnífica trayectoria siendo jugador con Algeciras.
Ganó Maristas la final a Candray por 78-60 (40-37, al descanso), pero quizás el resultado fuese lo de menos, ver a todas las jugadoras desenvolverse fue un auténtico lujazo (yo nombraría a cada una de ellas), pero me encantaron especialmente chicas como Alba Morales, Paola Larriva, Noelia Bancalero, Paula Navas, etc, Noemi Ugouchukun, Inés Casal, Ana Sotelo y L. García, etc, por parte gaditana.
En realidad mi felicitación la podría hacer extensiva a cada una de las chicas y entrenadores de cada uno de los equipos que estuvieron en este torneo como el Marbella tercer clasificado, Presentación de Granada (4º), Careba de Sevilla (5º) y CAB-Linares (6º) y que vivieron unos partidos y unas jornadas de convivencia que jamás olvidarán.
Muy deportivo y bonito el hermanamiento y los momentos que nos brindaron los padres y madres asistentes de cada uno de los clubes presentes y el ambiente festivo que dieron a las gradas.
Sin duda esta felicitación también habría que hacerla llegar a todos los equipos que participaron en el mini masculino del mismo Memorial rafel Rojano y que se disputó en el CV Virgen del Carmen, no estuve allí pero me han dicho que fue un torneo magníficamente organizado y con buenísimos equipos en la cancha, el campeón fue el CB Qalat que venció al CB Palo por (86-72), pero también brillaron el resto de los equipos que quedaron clasificados por este orden: 3) Fundación Granada, 4º) CB Andújar, 5º) Maristas Córdoba y 6º) EBG Málaga.
¡DESDE EL BLOG VIVELBASKET FELICIDADES A TODOS, NIÑOS Y NIÑAS, CLUBES PARTICIPANTES, ARBITROS, ORGANIZADORES , PADRES Y MADRES Y FEDERATIVOS!

No hay comentarios: