domingo, 10 de julio de 2016

¿Qué debo tener en cuenta a la hora de elegir un Campus de Baloncesto?

Si ponemos en "google" la frase, "campus de baloncesto", nos podemos hasta sorprender de la cantidad de ellos que se organizan por toda la geografía española e incluso hasta en el extranjero.
Las temporadas actuales especialmente para las categorías de formación, mal llamadas en algunos casos categorías inferiores, son demasiadas cortas y especialmente para los equipos que no tienen la suerte de jugar sectores o campeonatos de sus respectivas regiones. 
Algunos equipos acaban en marzo y no reanudan la actividad oficial hasta octubre (para mí demasiado tiempo), en categorías semiprofesionales e incluso de élite algunos clubes o equipos tampoco le van a la zaga, sin ir mas lejos en Andalucía en Liga EBA e incluso Primera Nacional muchos equipos en el mes de abril ya terminan su competición salvo que jueguen fases de ascenso y en el mejor de los casos en mayo ya han terminado, ¿qué pasa con estos jugadores durante la parada vacacional hasta que se reanuda la pretemporada que generalmente es en septiembre? 
Nosotros como entrenadores debemos tener en cuenta este aspecto y aún sin competición trabajar con nuestos chicos y chicas aspectos preferentemente de técnica individual, con un trabajo de mejora de sus puntos débiles y un afianzamiento de sus fortalezas, pero en los meses de verano van a estar sólos y no estaria de mas que tuvieran un trabajo propio de este periodo, muchos le llaman "descanso activo", pero también les podemos aconsejar la asistencia a algún "Campus de Baloncesto", bien sea de Iniciación o de Perfeccionamiento o Tecnificación.
Saber elegir bien el campus que buscamos para nuestros jugadores es muy importante, está claro que en la mayoría de los casos son los padres los que toman la decisión al respecto pero nosotros podemos asesorar y aconsejarles. No siempre son mejores los campos que anuncian figuras deslumbrantes que los visitan (jugadores NBA, jugadores ACB, etc), jugadores que a lo mejor aparecen una mañana, se hacen unas pocas fotos, firman autógrafos y "hasta luego Lucas", sino que debemos mirar y elegir aquél campus con monitores cualificados que a fin de cuentas van a ser los que mas tiempo van a dedicar a los campistas, aquellos en los que sepamos que se va a llevar con los chavales un trabajo bien estructurado, planificado, con criterios y objetivos claros en cuanto al trabajo y mejora de los fundamentos técnicos. Conocer y elegir el mejor plantel de entrenadores y monitores de un Campus es clave y fundamental, tanto si es de iniciación como de perfeccionamiento o tecnificación.
Conozco Campus de menor renombre que hacen un trabajo técnico fenomenal aunque a lo mejor no tienen el potencial de llevar una figura relevante al mismo, aunque eso sí suelen llevar un ramillete de buenos jugadores y entrenadores de la provincia que después hacen un trabajo excepcional con los chicos y chicas asistentes. Pero cuidado que "en la viña del señor hay de todo, bueno y malo" y también nos podemos encontrar algún Campus que lo que busca es el "negocio y hacer caja", con muchas actividades de entretinimiento, acuáticas y de ocio, pero con poco peso en el trabajo baloncestístico, para eso mejor llevar al chaval a un campamento de verano tradicional.
Un Campus de baloncesto debe ayudar a la formación integral de las personas que asistan al mismo y además de enseñar los fundamentos técnicos y organizar concursos y campeonatos internos, debe fomentar el deporte en equipo, el compañerismo, la convivencia y el trabajo colectivo. 
Hay que intentar que el joven practicante de baloncesto que asiste a un Campus sea mañana un ser social mejor, un ciudadano mejor, por eso también es bueno que vaya complementado con diversos tipos de actividades no baloncestísticas, deportes acuáticos, alguna actividad en la naturaleza, charlas formativas de personas relevantes, proyecciones de vídeos, juegos diversos, jornadas de convivencia para niños y padres, etc. En definitiva "formación y diversión".
Por último decir que otro aspecto muy importante antes de decidir a que Campus llevamos a nuestros hijos, independientemente de nuestro poderío económico, cercanía o lejanía, es conocer la programación y planificación semanal y diaria del mismo. Ver como se reparten los tiempos de trabajo de cancha, los tiempos de actividades complementarias y de ocio, los tiempos entre comidas y comidas, el tiempo libre que tienen los niños, si se respeta el periodo de siesta o no, los tiempos de piscina o playa, el tiempo de relax o descanso, etc. El tipo de alimentación que se les va a dar (de gestión directa o catering), si se les dá merienda o no, si dispone de médico o no y en este caso como se tiene prevista la atención médica si fuese necesaria, etc. 
En definitiva si queremos que nuestros hijos vayan a un campus de baloncesto, no sería malo dejarse asesorar por sus entrenadores, pero además de ello tener en cuenta algunas de las cosas que he escrito en este artículo quizás también puedan ayudar.

No hay comentarios: