domingo, 21 de agosto de 2016

Medalla de bronce en los Juegos Olímpico de Rio para una generación de oro

No podía despedir de otra forma su participación en la Olimpiada de Rio la Selección Española de Baloncesto Masculino que con una medalla de bronce, hoy en un partido épico que no ha tenido dueño hasta el final se ha impuesto a la Seleción de Australia por un ajustadísimo (88-89), en un partido de auténtico infarto. 
Ha sido un partido agónico en el que durante el segundo tiempo las diferencias en el marcador han sido ajustadísimas y mínimas, los australinos dispusieron de cinco segundos en la última posesión pero una buenísima defensa de todo el equipo español y en especial de Victor Claver que evitó que Mills recibiera el mano a mano de Andersen robando el balón y lo lanzó a la pista delantera, llevando a la gloria a un equipo que ha conseguido medalla en las tres últimas olimpiadas, plata en Pekin con Aito, plata en Londres con Sergio Scariolo y bronce en Rio de nuevo con Scariolo. En todas las ocasiones hemos tropezado con USA, aunque esta vez me ha parecido estar mas al alcance que nunca, dimos la cara en todo momento pero sus rebotes ofensivos les dieron demasiadas oportunidades de segundos tiros que no desaprovecharon.  
Pero centrándonos en el partido contra Australia ha sido un intercambio continuo de canastas con defensas al límite que ha tenido un partido paralelo, el de Patty Mills (30 puntos) contra Pau Gasol (30 puntos, 11 rebotes y mucha intimidación bajo el aro variando la curva de los tiros de los rivales). 
Muchas variaciones tácticas en defensa de Sergio Scariolo (que por cierto hizo una muy buena dirección de equipo), indidividual, zona 2-3, zonas mutantes, caja y uno y los típicos cambios que últimamente se están haciendo habituales en todos los equipos en los dos minutos finales parecidos al balonmano con jugadores para defender y otros para atacar.
España salió muy metida en el partido y mucho mas enchufada que la selección "aussie", alcanzando una diferencia en el marcador de doce puntos (40-28), pero de forma incomprensible se atascaron y al descanso de la mano de Andersen y Mills los australianos reaccionaron, retirándose con un 40-38 en el marcador que dejaba todo en el aire.
España no supo sacar ventaja de la eliminación del gigante Bogut por cinco faltas y las alternancias en el marcador eran contínuas, fueron los mejores momentos en ataque de ambos equipos, aunque los Pau Gasol y compañía se fueron al último cuarto con (67-64), a su favor. 
La tensión y el toma y daca en el marcador ha sido continuo en el cuarto final, el partido podía caer de cualquier lado, estaba claro que como siempre los pequeños detalles y al equipo que no le temblara el pulso se llevaría el partido y este cayó del lado de los españoles no sin suspense, Gasol anotó dos trios libres a falta de 28 segundos, un gancho de Baynes puso uno arriba a los australianos a falta de 9 segundos, Sergio Rodríguez forzó una entrada y consiguió dos tiros libres que anotó a falta de 5 segundos y 4 décimas, tras el tiempo muerto Australia sacó de banda y en el mano a mano entre Andersen y Mills la mano milagrosa de Victor Claver (tantas veces criticado), obró el milagro y dio la medalla de bronce a una generación para mi de oro.

No hay comentarios: