domingo, 9 de octubre de 2016

El Aceitunas Fragata Morón recibe un duro varapalo en su visita a Cambados

EL Aceitunas Fragata Morón cayó frente a Cambados por un rotundo 90 a 61. Cuando pierdes de 29 puntos no valen las excusas, debe reconocerse simplemente que nos dieron un repaso en toda regla y felicitar a un rival que fue muy superior a nosotros en todos los aspectos del juego. Lógicamente deben extraerse conclusiones para que esto no vuelva a producirse y deberá ponerse remedio al desaguisado que vivimos ayer. 
El partido desde los primeros compases se decantó del lado de los gallegos, que en ataque eran liderados por un estelar Nkaloulou (22 p/ 6 reb/ 24 val) y un Adrián Chapela magistral en la dirección del juego (15 p/ 16 val.). Pero la clave, sin duda, estuvo en defensa y en el ritmo de partido impuesto por Cambados. A pesar de los esfuerzos de Morón para no descolgarse en el marcador; la superioridad de los locales era manifiesta, y parecía tan sólo cuestión de tiempo que el partido se decantase a su favor. 
El dominio en el rebote del Xuven les daba segundas y terceras opciones, y sus pívots se mostraban, en todo momento, muy superiores a los nuestros. Bien es cierto, que en este aspecto, el Aceitunas Fragata se presentó en tierras gallegas con una baja muy sensible, Olajide Kesinhro (tuvo que quedarse en casa), al lesionarse esta semana. Mucho nos acordaríamos del nigeriano durante el encuentro. 
Las referencias interiores (Chagoyen y Okoroba) no tenían su día y se fallaban canastas bajo aro una y otra vez. Los únicos argumentos ofensivos que deban respuesta a Cambados, eran Alo Marín y Tyler Gaffaney, a los que la previsibilidad de nuestro ataque les ponía cada vez las cosas más difíciles. Durante los tres primeros cuartos, a pesar de los paupérrimos porcentajes, fundamentalmente en tiros de 2 (36 %), las distancias se mantenían en torno a la decena de puntos. Pero en un último cuarto para olvidar, Morón, cae como fruta madura. Cambados se desata con 6 jugadores por encima de los 10 de valoración y el equipo gallego, arrolla a un Aceitunas Fragata, que se muestra en el último cuarto impotente ante la avalancha de juego local. 
Mucho es lo que deberá corregir el cuerpo técnico y poco el tiempo, pero no tendría sentido caer en derrotismos en la segunda jornada de liga, con una victoria y una derrota. Máxime visto lo visto y la igualdad de la liga. Toca recuperar a unos jugadores que anímicamente se mostraban muy tocados. Es el momento de estar más unidos que nunca, levantar la cabeza y mirar la próxima valla, el partido en casa frente a León. Ahí con el apoyo de la mejor afición de la liga el equipo debe reencontrarse a sí mismo.
COMUNICADO CB MORÓN

No hay comentarios: