lunes, 28 de noviembre de 2016

Aceitunas Fragata Morón cede ante el poderío de Granada

Era el partidazo de la jornada y no defraudó. Aceitunas Fragata Morón y Covirán Granada ofrecían el sábado un duelo apasionante, lleno de baloncesto vibrante, pero que, para desgracia de los intereses de nuestro equipo, se decantó ante el poderío ofensivo de los granadinos. El rival aprovechó el atasco y la falta de ideas de los moronenses en los dos últimos cuartos para llevarse el duelo.
Aun así, Aceitunas Fragata Morón plantó cara durante gran parte del encuentro, especialmente en la primera parte, donde se vivieron los momentos de máxima igualdad. Un gran arranque de Granada, con 0 a 7 de parcial para salir, parecía indicar que Morón tendría que ir a remolque todo el partido. Se llegaba al final del primer cuarto con un 15-20 que creció hasta el 15-25 en los primeros compases del segundo periodo. Pero ahí el equipo hizo un ejercicio de fe con un José Alberto Jiménez inspirado tanto en defensa como en ataque para liderar un parcial de 15-2.
Se le dio la vuelta al partido. Hacía falta un pirómano que convirtiese el fuego del Pabellón en un incendio descontrolado y ahí estaba el jugador malagueño para empezar a dar los primeros chispazos. Pero el delirio llegó de la mano de Alo Marín. En la retina de todos los aficionados está el triple antológico que metió al borde del descanso en aquel derbi del debut en Plata. No parecía que fuese a repetirse este año, pero recordemos que estamos hablando de un mago. Tras encajar un triple que ponía el encuentro con un 33-30 a falta de segundos para el descanso, el jugador recibía la pelota en el centro del campo y, con un certero movimiento, encajaba la pelota. La grada estallaba y Morón se iba al descanso con una ventaja de 6 puntos en el marcador y de muchos créditos en lo anímico.
Y eso parecía suceder al arranque del tercer periodo, cuando el conjunto local continuó ampliando la ventaja. El incendio se había desatado. No obstante, los malos augurios de los aficionados en el descanso («sí, muy bonito el triple, pero el año pasado hizo lo mismo y al final…») se cumplieron. El equipo de bomberos de Granada, liderados por un inconmensurable De Lattibeaudiere (21 puntos y 8 rebotes) sofocó el fuego. Primero con un parcial de 0-17 que daba la vuelta al partido, solo cercenado por un triple de Tyler Gaffaney que dejaba el marcador con un 50-59.
Pero al final Aceitunas Fragata Morón acusó la turbulenta semana de cambio de entrenador ante el peor rival posible. 3-25 de parcial hacía que Covirán Granada se llevase el primer derbi de la temporada con un resultado final de 56-77.
Avisábamos en la previa que este no era un encuentro apropiado para medir al nuevo Aceitunas Fragata Morón de Rafa Rufián (ni con un buen resultado ni con este), especialmente con tan poco tiempo de preparación. El equipo aún tiene muchos problemas en ataque y acusa mucha dependencia de ciertos jugadores para el ataque. Aun así, también se van notando ciertos cambios que se irán desarrollando conforme avance el trabajo del nuevo cuerpo técnico. La situación en la tabla da cierto respiro, no así el calendario. Toca visita a un campo muy complicado el 3 de diciembre, en Ávila. Pero esto es baloncesto y no hay nada escrito.
Would ya think the boy's insane? He's insane
I said I know it's only basketball, but I like it                           
Juan Luis Mármol

No hay comentarios: