domingo, 25 de diciembre de 2016

Luka Doncic: ¿Como gestionamos el talento cuando surge a borbotones?

Creo que todos estamos de acuerdo en que Luka Doncic es el actual jugador de moda, este año si cabe su eclosión ha sido aún mayor y está teniendo actuaciones mas que convincentes y excepcionales tanto en Liga ACB como en Liga Europea, sus logros y sus números están ahí y no me voy a centrar en ello. 
Está claro que si hablamos de talento en un jugador la figura de Luka Doncic aparece de forma majestuosa, que con tan sólo diecisiete años haga todas las cosas que hace en el campo resulta casi impensable para todos los que de una forma u otra nos dedicamos a esto, pero el caso es que un día sí y otro también Luka no deja de sorprendernos y de cautivarnos.
El día 2 de noviembre de 2015, escribí en este mismo Blog de Luka Doncic lo siguiente:   
El base-escolta esloveno del Real Madrid para mí ya era un talento emergente desde hace al menos un par de años, si no más. Lo tiene todo para triunfar, lo he visto dos años en Córdoba siendo cadete y este año en la pretemporada con los mayores y como a tantos otros me ha cautivado. Talento puro en cada instante, gran visión de juego, manejo de ambas manos, magnífico asistente, defensor no demasiado físico pero inteligente, excelente tiro de tres y movimientos ofensivos. Pablo Laso lo está enfocando hacia el puesto de base preferentemente y creo que no se equivoca, posiblemente le harán tener más músculo y eso es algo que siempre me da algo de miedo, pero está claro que este chaval va a causar auténtico furor en Europa y será carne de NBA, quizás antes de lo que imaginamos.
Luka Doncic es el mayor talento emergente de los últimos años por lo menos para mí, cuando al talento le unimos preparación física adecuada, fortaleza mental y psicológica y mejor conocimiento del juego a través de la técnica y la táctica del baloncesto, estamos construyendo el jugador completo, pero mas de una vez habremos dicho o al menos oído decir: "sin talento es imposible buscar el jugador completo".
Se me vienen a cuento muchas interrogantes a la cabeza, ¿hasta que punto como entrenadores podemos tener influencia (si es que tenemos), para buscar o generar ese talento o es que viene de fábrica, o lo que es mas importante si sabemos gestionar ese talento de forma individual o colectiva, ¿lo sabemos entender? ¿nos conformamos con lo que en él brota de forma espontánea?, ¿sabemos buscar formas para motivarlo y mejorarlo?. 
Supongo que estas preguntas o parecidas habrán pasado por la mente de Pablo Laso su actual entrenador que a fin de cuentas es el encargado de encauzar y gestionar la trayectoria baloncestística de este tan gran talento. No es fácil trabajar con el talento y darle las respuestas que necesita, es algo parecido a cuando tenemos un superdotado en una clase del colegio, ¿le damos el mismo trigo que a los demás? ¿le confiamos las mismas tareas? ¿le exigimos mas porque puede mas? ¿con qué vara medimos el talento? ¿dejamos que se lo crea? ¿le cortamos sus alas para que no deje a los demás en evidencia?
Hay mucho que hablar al respecto, pero lo que está mas claro  que el agua es que este chaval esloveno pero prácticamente criado baloncestísticamente en España, tiene un grandísimo talento natural, que se le ve humilde y trabajador, que tiene la cabeza bien amueblada, que sabe lo que quiere y que Pablo Laso lo está sabiendo llevar hasta el momento de forma magnífica. Eso sí me parece que con  la fuerza que tiene la NBA a nivel deportivo y económico, ya mismo lo vemos acompañado a los hermanos Gasol, Ibaka, Mirotic, Sergio Rodríguez, etc, allá por las Américas. Tiempo al tiempo. 

No hay comentarios: