viernes, 9 de diciembre de 2016

Nueva prueba de fuego para el Aceitunas Fragata Morón ante Seguros Solís Alcázar para tratar de remontar el vuelo

Nueva prueba de fuego para el Aceitunas Fragata Morón, que tras caer el sábado contra Óbila se sitúa en la décima posición de la tabla, con balance negativo de derrotas. La buena noticia es que, ante un rival de enjundia como el equipo de Ávila, Morón dio síntomas de mejoría, que pueden desarrollarse mejor en casa. La mala es que el rival no es uno de los más adecuados para medirse cuando estás atravesando un mal momento. Aunque, eso sí, su visita trae muy buenos recuerdos.
Se trata de Seguros Solís Alcázar Basket, el equipo ante el que el CB Morón consagró su ascenso a LEB Plata aquel mágico 24 de mayo de 2014. Por aquel entonces, Ola Keshinro militaba en ese conjunto, que se quedó a las puertas del ascenso. Mañana el destino les enfrentará de nuevo con la esperanza de que se repita el mismo resultado del 24-M. Vienen de vencer a Zamora, lo que les posibilita estar un partido por delante en la clasificación. Son, por tanto, un rival directo.
Necesita la victoria el equipo local si no quiere descolgarse de la parte alta de la tabla, pero sobre todo, por dar un vuelco a la situación actual. No será fácil, ya que, además de la dinámica negativa que están pasando varios jugadores, se suman las bajas de Leo Cizmic (con su selección) y de Placide Nakidjim (lesionado). Menos efectivos con los que Rafa Rufián podrá contar para frenar el potencial de Alcázar, especialmente de sus hombres exteriores. Aquí será clave más que nunca la batalla por el rebote, en la que ambos equipos tienen los mismos números, aunque la balanza se inclina por los locales. Será un partido muy disputado y la defensa de Morón tienen que notarse más que nunca.
Por ellos pasa prácticamente todo el juego de los visitante, con especial peligro en los tiros de Nicolas Laguerre (una media de 14 puntos por partido) y la presencia del alero Ignacio Díaz (15 puntos el otro día casi sin fallo, con un solo error en uno de los dos triples que lanzó). Habrá que tener mucho cuidado con la facilidad anotadora del equipo, aunque las luces se pueden apagar si estos no tienen el día.
Igual que pasa con Aceitunas Fragata Morón, que últimamente anda con demasiada Alodependencia. Marín es muy bueno, pero no debería estar siempre rescatando al equipo. Necesita con urgencia el conjunto los puntos de los jugadores ofensivos con algo más de regularidad y, sobre todo, espantar los fantasmas de las últimas mitades. Basta con anotar puntos. Tan sencillo escribirlo como difícil ejecutarlo, pero es lo que toca.
El partido será en el Pabellón Alameda, a las 18:00 horas.
Juan Luis Mármol

No hay comentarios: