lunes, 9 de enero de 2017

Juan Carlos García Martín, nuevo entrenador del CB Cazorla: “Seguimos teniendo un problema de egos dentro del equipo"

Una vez destituido a primeros de diciembre Manolo Higueras como entrenador del CB Cazorla Jaén Paraíso Interior, tomó el relevo el estepeño Juan Carlos García Martín, un técnico de 53 años con 32 de experiencia en distintas categorías del baloncesto nacional. Desde entonces, y con dos partidos al frente del equipo serrano -una victoria y una derrota-, se ha hecho una composición de lugar sobre el estado real de su plantilla, enfatizando en algunos aspectos negativos que cree “imprescindible y urgente” afrontar para aclarar el futuro de este equipo.
¿Qué se encontró cuando cogió los mandos del CB Cazorla?
Me encontré con un equipo que estaba bastante mal en el aspecto físico y táctico. En seguida me di cuenta que los jugadores habían trabajado muy poco a nivel físico. Había mucho que hacer en un grupo heterogéneo con cinco americanos y un senegalés. El resto de los jugadores son de la provincia pero no viven aquí, con lo que se hace muy difícil juntarlos para entrenar. En este sentido, una de las sorpresas más negativas la tuve al enterarme de que estaban entrenando dos veces en semana. Eso, en un equipo EBA,es casi surrealista. Hay que entrenar un mínimo de tres días. Yo, desde que he llegado, estoy entrenando incluso en sesiones de mañana y tarde. Incluso estas navidades no he tenido vacaciones y me he sacrificado para hacer una minipretemporada entrenando cuatro días. También insistí para que el partido amistoso de Reyes fuera contra un equipo fuerte, y elegimos al CD Cordobasket Yosíquesé, que es el líder del otro subgrupo de nuestro grupo de EBA con sólo dos derrotas -el partido terminó con victoria local por 91-78.
Usted está aquí, al fin y al cabo, por el fracaso deportivo de otro entrenador, ¿a qué cree que se debió?
El principal problema está claro: los americanos tienen otra cultura y, algunos de ellos, un ego bastante grande que está perjudicando al equipo. No tienen mentalidad de equipo, miran antes la estadística personal que el interés del conjunto. Se olvidan de que el objetivo principal es ganar. El baloncesto de aquí es muy distinto al de allí, aquí hay que jugar en equipo, no es tan importante el juego individual o el espectáculo del mate puntual. Y es que somos un equipo anotador pero un mal defensor. Cuando falta tanto trabajo físico y táctico resulta que eres un coladero. Hacemos defensas muy blandas y sin ningún tipo de ayudas. Eso hay que trabajarlo, no se hace de la noche a la mañana. Pero claro, es muy difícil si no se cuenta con la mayoría de los jugadores en todos los entrenamientos. Además he observado que hay dos grupos en la plantilla, los americanos y el senegalés en un uno y los españoles en otro. Eso es muy negativo. He intentado coser y unir ambos sin mirar su pasaporte.  Yo no me fijo en los nombres sino en el que trabaja diariamente en los entrenamientos.
Y ante este estos problemas, ¿cuáles son las soluciones que usted ofrece?
El último partido que ganamos fue en Baza, donde ya estaba yo, vencimos porque jugamos en equipo, participaron nueve jugadores y todos aportaron.  Yo he intentado sacar en este tiempo lo máximo de cada jugador, transmitirles confianza y recuperar su autoestima, pero siempre en equipo. Con todo, creo que hay que buscar nuevos jugadores porque creo que la plantilla no está compensada, no tiene equilibrio. Nos faltan dos jugadores interiores. Tenemos muchos escoltas y aleros, pero a la hora del juego interior tenemos sólo dos jugadores y hay que forzar a un alero para jugar en esa posición. Hoy por hoy, EBA es una competición muy profesional y cuando el contrario te descubre una deficiencia tan evidente todo su juego lo vuelca por ahí. Por eso, pedí a la directiva una rotación, al menos, de un jugador interior; incluso les hablé de nombres concretos. Creo que los cambios en la plantilla han de producirse justamente ahora porque hay que buscar soluciones  a los problemas que hay. Nadie es indispensable. Se debe un respeto al club y a su afición. Estoy echando de menos a uno o dos jugadores que nos den equilibrio, y si hay jugadores que no tienen compromiso y actitud pues no deben estar aquí.
La junta directiva del CB Cazorla, ¿cómo le está respondiendo?
Mi relación con la directiva es muy positiva. A Juan, el presidente, lo conozco desde hace ya dos años y hemos tenido un contacto periódico. Él vio en mí una persona con experiencia, y que en mis anteriores equipos siempre trabajó del mismo modo. Creo que Cazorla es un referente importante del baloncesto a nivel andaluz, pero he visto que hay grandes lagunas que se pueden corregir. Si un jugador, por cualquier circunstancia, no se ha adaptado o no rinde, hay que cortarlo para que los problemas no vayan a más. Por otro lado, yo prefiero comenzar un proyecto, hacer un equipo a mi medida porque cada entrenador tenemos nuestra metodología. Por eso, ya hemos alcanzado un principio de entendimiento para mi continuidad en un proyecto de futuro, esta vez ya sí totalmente mío. Intentaremos corregir los errores cometidos e intentar que no se vuelvan a producir. Para ello es casi imprescindible que los jugadores estén aquí en Cazorla, aunque sean de fuera. Si no se entrena fuerte no se juega fuerte. Se trata de ser un equipo, dentro y fuera de la cancha, creándose incluso una relación de amistad entre la plantilla.
¿Y la afición?
Me he encontrado una gran afición, muy entendida y que acude incluso a los entrenamientos. Esto es muy grato para nosotros porque ves que sigue a su equipo y quiere  ver la evolución de sus jugadores y del nuevo entrenador.  A mí esto me motiva más si cabe. Yo, que soy de Estepa (Sevilla), tengo una experiencia parecida allí con el baloncesto en pequeños municipios, con entidades y sponsors que hacen un gran esfuerzo para que pequeñas localidades como estas puedan disfrutar de un gran baloncesto y que ello tenga eco a nivel autonómico. Pero hay que tener los pies en el suelo, trabajar y, sobre todo, tener humildad. De este modo llegan los frutos.
Tenemos por delante un final de temporada apasionante, con una clasificación igualada al máximo en la que todos los equipos tiene su chance para conformar la fase de ascenso a LEB Plata.¿Cómo lo afronta?.
Dependiendo de otros resultados, porque la clasificación está muy apretada, estamos a dos victorias de clasificarnos para la fase de ascenso a LEB Plata. Si ganamos en Coín y ganamos aquí al CB Andújar estamos dentro. Pero claro, para estos dos equipos también es una final cada uno de sus partidos, y eso dificulta mucho las cosas. Pero es que donde yo, en realidad, donde veo el problema es en mi equipo. No me preocupa el que tengo enfrente, me preocupan los míos. Quedan muchas lagunas que cubrir, sobre todo los egos. Tú puedes corregir a un jugador en su forma de jugar, moldearlo en el plano deportivo, pero su forma de ser ya implica algo personal, y si viene de otra cultura deportiva es más complicado. Este es un problema que se puede hacer crónico. Entrenador y directiva estamos haciendo lo imposible para solucionarlo pero habrá que asumir los próximos días las decisiones que correspondan. Yo no descarto nada. Si se ha producido un cambio de entrenador el problema ya no es éste. Hay jugadores que, por su actitud y su compromiso, no dan la talla.
Y una vez solucionados todos estos problemas, ¿cuál es el tipo de juego que usted quiere ver en su equipo?
Yo siempre digo que el mejor ataque es la mejor defensa. Cuantos menos espacios dejemos al rival en sus ataques mejor. A mí me gusta presionar desde arriba para ahogar su ataque. Esto te permite utilizar el reglamento en cuanto al tiempo de posesión, los ocho segundos que tiene el rival para cruzar la línea de centro o los cinco que tiene el jugador para pasar una vez que ya no puede votar. Son pequeños detalles pero con una gran relevancia en el juego. La defensa ha de disfrutar de muchas ayudas, cerrando mucho las líneas de pase y dificultando tiros cómodos. Todos los jugadores han de ir al rebote y salir en transición rápida al contraataque. No me gusta que el equipo contrario forme en defensa, sino sorprenderle con superioridad numérica. Luego en el ataque estático quiero que jueguen los cinco jugadores en pista, que todos aporten como en el partido de Baza.
Comunicado de José Luis González.- Prensa CB Cazorla

No hay comentarios: