lunes, 22 de mayo de 2017

Transmitir, aprender, las personas, el trabajo diario y la mejora individual de los jugadores, premisas imprescindibles para un entrenador de baloncesto

He escrito largo y tendido en internet sobre baloncesto durante mas de diez años, posiblemente esté mas visto que el TBO y será difícil que pueda escribir algo novedoso o sorprendente que no haya dicho ya.
El baloncesto es mi deporte, no me cabe la menor duda, todos los que me conocen saben de mi pasión por él, formo parte de ese grupo de gente al que llaman "locos del baloncesto" aunque yo no me siento así, yo lo que siento es que me gusta el baloncesto, que disfruto con él, que lo siento dentro de mí, que lo quiero y que me ha hecho vivir momentos inolvidables para lo bueno y para lo malo (que ha habido de todo), pero que si estoy metido en él está claro que es porque me llena, me subyuga y me fascina.
No he entrenado en profesionales, pero yo siempre me he sentido profesional porque para mi la profesionalidad no se mide por la categoría en que entrenas, ni por el dinero que ganas, sino por el grado de compromiso y responsabilidad que un entrenador pone en el empeño. 
Detrás del éxito o del fracaso de cada entrenador hay horas y horas de trabajo, de romperse la cabeza, de escudriñar caminos, de establecer objetivos, de evaluar rendimientos, de analizar al rival, de aunar voluntades y grupos, de ser respetuoso con los medios de comunicación y con la directiva, de escuchar a los jugadores, de respetar al rival, de ser ambiciosos, de ser justo, de saber premiar y recompensar a las jugadores/as por su esfuerzo, esfuerzo, mas esfuerzo, mucha dedicación, noches en vela, reuniones a deshoras con el staff técnico, etc, etc.
Me gusta transmitir lo que sé y nunca me guardo nada para lo bueno y para lo malo, se que hay entrenadores mucho mas brillantes que yo pero no me importa al contrario los admiro, los estudio, los analizo y aprendo de ellos.
(Foto extraída del Confidencial.com, EFE)
Y si hay algún grande del que aprender ese es Zeljko Obradovic (nueve Ligas Europeas le contemplan, tantas como ha ganado el Real Madrid a lo largo de su historia), los éxitos y récords de Obradovic son incontables el último conseguir con el Fenerbahce el título europeo ganando la Final Four disputada este fin de semana (primera vez que un equipo turco la consigue).
Rescato a continuación algunas frases e ideas de Obradovic:
“Las personas pasan por delante de cualquier éxito, victoria o campeonato”.
“Mi trato personal con cada uno de ellos es para ayudarles individualmente y para buscar el bien del equipo y nunca habrá nada personal que afecte en la cancha”.
“Cada vez que le corrijo y le hablo a un jugador quiere decir que me interesa; si un día paro, entonces querrá decir que no me interesa nada”.
Son su palabras mas repetidas, pero cabe señalar que una de las características que distinguen a Zeljko del resto de entrenadores es la dirección de partido. Esta corresponde no a lo que está ocurriendo, sino a la acción o situación que dará lugar a la acción presente. Su equipo juega un partido en tiempo real; él lo dirige y conduce un paso por delante de ellos. Limpia el camino, advierte los obstáculos, enseña el sendero e invita a sus chicos a pasar por él. Cómo lo hagan depende de la iniciativa y contrainiciativa de su equipo y el equipo rival que esté enfrente.Todo se resume en tres claves::
1) Personas
2) Trabajo diario
3) Anticipación y proactividad
Me llama mucho la atención y en eso quería insistir en que lo primero de lo que habla el entrenador serbio es de personas, ¿atendemos a nuestros chicos plenamente y en todas las situaciones y momentos en este sentido?, el segundo concepto del que habla es del trabajo diario para ayudarles a su mejora individual, ¿intentamos siempre esto en nuestro quehacer diario o pensamos mas en diseños tácticos o estratégicos que nos haga ganar un determinado partido?
Es fundamental bajo mi punto de vista ese trabajo de mejora individual con los jugadores (la llamada técnica y táctica individual, no sólo para que sepan ejecutar bien los fundamentos sino para que aprendan a leer las situaciones de partido y sepan elegir como y cuando utilizarlos. 
Los jugadores deben saber que jugar a baloncesto es una bendición, no sólo por el hecho de hacer deporte sino por todo lo que implica, es luchar por un objetivo de mejora y superación personal, es darlo todo por un escudo, por un club, por tus compañeros, por tu entrenador, es luchar, no rendirse nunca, es disfrutar cada segundo del partido, es disfrutar con cada acción del juego, es respetar al contrario y a los árbitros, es trabajar en equipo de forma colectiva para conseguir llegar a una meta, es hacer amigos y mejorar socialmente a través de múltiples relaciones interpersonales (familias, compañeros, rivales, árbitros, periodistas, aficionados, federativos, etc. 
Con el baloncesto aprendemos a ganar y a perder (la formación y la competición bien encauzadas pueden ir de la mano) y es una lección que perdurará en la vida, aprenderemos a encajar los golpes, a caernos y a levantarnos, a defender a muerte en todo momento, pero siempre disfrutando, sin aburrirnos y disfrutando del espectáculo que el baloncesto representa (mates, triples, tapones, etc).
Por eso muchos de nosotros llevamos el baloncesto en el corazón, nos sentimos orgullosos de pertenecer a su mundo, lo disfrutamos lo respetamos, no somos capaces de separarnos de él y formará siempre parte de nuestra vida. 

No hay comentarios: