sábado, 29 de julio de 2017

Consejos para un entrenador de baloncesto

**Con cierta asiduidad recibo e-mails de entrenadores de baloncesto, en especial de entrenadores jóvenes que generalmente trabajan con equipos de formación en los que me piden que les oriente y aconseje en referencia a cómo desarrollar mejor su trabajo. 
Me siento muy halagado porque me consideren tan importante para servirles de guía en dicha petición y no se me ha ocurrido mejor idea que volver a rescatar este artículo que en su día escribí para la web del CP Peñarroya y que creo tiene plena vigencia en la actualidad en respuesta a dicha petición**
CONSEJOS PARA UN ENTRENADOR DE BALONCESTO
-Tener mucha pasión para ser entrenar, (si antes era jugador tanta como tenía para jugar). Vivir y respirar baloncesto por todos nuestros poros y con todas nuestras fuerzas. Tenemos que contagiar a nuestros jugadores/as dicha pasión.
-Ser profesional sobretodo en el sentido de motivación y trabajo.
-Hacer jugadores mentalmente fuertes y nosotros también lo seremos.
-Examinar bien las situaciones, con mente fría.
-Estar en continua actualización y reciclaje.
-Establecer principios desde el inicio (de enseñanza, de aprendizaje, de comportamiento, etc).
-Hay que hablar y constatar opiniones con nuestros compañeros de trabajo (los de mi club y los de otros clubs).
-Hay que hacer una buena planificación y programación del trabajo.
-Debemos prever todos los obstáculos y dificultades que se puedan presentar.
-Debemos saber administrar nuestro tiempo de cara a la familia (no es tan fácil).
-Acostumbrarse a sufrir y a superar desilusiones es clave.
-Tenemos que saber soportar las críticas (a veces injustas, descarnadas y crueles).
-Saber sacar lecciones de cada dificultad o sufrimiento, ese peso nos ayudará a ganar.
-Si logramos sacar lo máximo que nuestro equipo pueda dar, hay que sentirse satisfechos.
-Igualmente hay que sentirse satisfechos si damos lo mejor de nosotros mismos.
-Evitar la falsa modestia, mirar adelante y mirar atrás. La gama emotiva de un entrenador es muy limitada.
-Reconocer en los jugadores/as a la gente buena y a la gente egoísta.
-El equipo siempre es más importante que el individuo.
-Después de irse de un equipo dejar algo sembrado y no quemado.
-Tratar de inculcar en los jugadores el concepto de la humildad. Quién no acepte consejos,  explicaciones y lecciones, jamás podrá aprender.
-Se aprende mas escuchando que hablando. El entrenador debe mirar el entrenamiento.
-Debemos coger cosas de todos los entrenadores (de todos se puede aprender), pero no tratar de imitar a nadie.
-No olvidar nunca que la capacidad de un entrenador se mide por la enseñanza de los fundamentos.
-La voluntad cuenta más que ninguna otra cosa, no hay problemas insuperables, sólo que hay algunos mas difíciles que otros.
-Hay que saber mirar el GRAN CUADRO y luego LOS DETALLES.
-Crear nuestro propio estilo de juego y siempre tendiendo en cuenta las características de nuestros jugadores.
-Ver el número máximo de partidos posibles, no importa la categoría que sea, siempre se puede aprender.
-Sólo aquél entrenador que admite sus errores podrá mejorar.
-Hay que saber comportarse personal y profesionalmente con los demás compañeros.
-Hay que inscribirse en las asociaciones de entrenadores, buscar contactos profesionalizados y otras experiencias.
-Ser leal con los compañeros, no criticar ni juzgar su trabajo, ni por supuesto menospreciarlo.
-Si tenemos entrenador-ayudante debemos respetarlo y estar unido a él. Si hay desavenencias discutirlas en privado.
-Intentemos buscar jugadores con instinto, sencillez y coordinados. Coordinación es sinónimo de margen de mejora.
-Es más fácil dar fuerza a la técnica que al revés.
-El equipo es propiedad del club (no olvidar esto nunca), nosotros trabajamos para otros. El entrenador tiene que tener claro cual es su misión. Hay que dar para recibir.
-El entrenador no debe echar nunca un pulso a nadie. Si no está de acuerdo debe dar su opinión y su posición y todos juntos a trabajar. Si no está conforme lo mejor es separarse.
-Lo peor para un entrenador es tener prisa. No tratar el trabajo actual como un trampolín para el mañana. Se esté donde se esté hay que hacer un buen trabajo, ya llegará el futuro.
-Es muy importante conocerse a si mismo y el estado de ánimo en cada instante.
-Hay que dar siempre una buena imagen (física, estética, etc).
-El público quiere el protagonismo del juego y del equipo, no el del entrenador, no provocar.
-Hay que respetar siempre a los jugadores, ganamos y perdemos todos.
-Hay que comprender y entender la labor y la función de los medios de comunicación (prensa, radio y TV).
-La actividad seria y el trabajo continuado al final siempre tienen premio.
**Indudablemente podríamos añadir mas consejos, los lectores cualificados de este artículo seguramente pondrían mas, pero creo que estas indicaciones puestas un poco desordenadamente de forma intencionada para no establecer prioridades, podrían ser el primer eslabón de una cadena, cuya intención simplemente es orientar a esos jóvenes entrenadores**.

No hay comentarios: