martes, 1 de enero de 2019

Jugadores para el recuerdo en Córdoba: "Derrick Gervin"

Derrick Gervin nació el 28 de marzo de 1963 (55 años) en Detroit, Michigan), con 2.01 de estatura, jugaba en la posición de alero. Es hermano de George Gervin, miembro del Hall of Fame y nominado en el año 1996 como uno de los 50 mejores jugadores de la historia de la NBA

Tuve la suerte de ver jugar y disfrutar de Derrick Gervin, una auténtica máquina de anotar. Jugó una temporada en el que hoy es Cajasur Córdoba y que entonces se llamaba Diario Córdoba Colecor. El antiguo Polideportivo "polimecano" se quedaba pequeño y se ponían gradas supletorias llegando a meter unas 2000 personas que reventaban cada semana la instalación.

Derrick Gervin que nunca llegó a jugar en la ACB, pero sí en la entonces denominada Primera B. Fue un anotador impenitente, sus tremendas exhibiciones en la temporada 1987-88 son recordadas todavía en Córdoba. En una competición en absoluto débil de la que saldrían muchos futuros jugadores ACB, promedió nada menos que 46,5 puntos por partido, impresionando desde el primer día (61 al Badajoz) y siguiendo por la segunda jornada (63 al Vigo). El 23 de enero de 1988, ante el Lliria, llegó a los 64, rozando la mítica marca que en la Liga Nacional obtuvo Walter Szczerbiak en 1976 (65).
Sin embargo, Derrick no llegaría a triunfar en la NBA, en la que jugaría un par de temporadas (89-90 y 90-91) con los New Jersey Nets compartiendo incluso vestuario con Drazen Petrovic. Luego tuvo una larga carrera en distintas ligas (Italia, Israel, Filipinas, México…) hasta retirarse en la temporada 2000-2001 en los Detroit Wheels, compartiendo vestuario con su sobrino George Gervin Junior y con su hermano The Iceman en el banquillo como entrenador.
Las últimas noticias que tenemos de Derrick Gervin es que estaba entrenando al equipo de la George Gervin Academy, donde también ejercía como director de admisiones. 
Esto le hemos leído en declaraciones a Javier Ortíz de la página oficial de la ACB (www.acb.com) desde San Antonio: “Pasé un año estupendo en España. Es un país maravilloso y Córdoba me pareció una ciudad muy bonita. Todos me trataron muy bien. Ya sé que no fui tan bueno como mi hermano, pero disfruté mucho jugando al baloncesto en muchos lugares del mundo. Si no tuve mucho éxito en la NBA fue por una lesión de espalda muy importante. De mi temporada en Córdoba tengo que agradecer a mis compañeros que jugasen mucho para mí, pasándome el balón y haciendo muchos bloqueos”.
Fotos extraídas de Diario Córdoba (A.J. González)

No hay comentarios: