lunes, 7 de enero de 2019

Jugadores que han dejado huella en Córdoba: "Joe Alonso"

Los que tuvimos la suerte de ver jugar a José María "Joe" Alonso en Córdoba siempre lo recordaremos por un auténtico jugadorazo, era el típico jugador que sin tener un físico y un cuerpo atlético demostraba un día si y otro también "la inteligencia a raudales en una cancha de baloncesto".
Hay jugadores de baloncesto con mucho músculo en las piernas, en los brazos, en los pectorales, etc, pero el verdadero músculo de Joe Alonso estaba en su cerebro. Entendía el juego como nadie y hacia unas lecturas defensivas de auténtica categoría, engañaba y despistaba con su aspecto algo regordete, no era un jugador rápido pero aunque parecía lento sabía cambiar el ritmo la distancia necesaria para desmarcarse sin balón, sus desmarques tras el típico carretón me recuerdan un poco a los que veo realzar a Jayce Carroll en el Real Madrid y cuando veo a Luka Doncic realizar su famoso "step-back" desde el triple, mi mente se traslada a los años que Joe Alonso jugó con Cajasur Córdoba en Liga LEB en el que raro era un partido que no lo hiciera varias veces en especial en las jugadas especiales de finales de partido en las que el escolta linarense era un verdadero artista, ese bote desde la línea de tres para dar un rápido paso atrás, regresar de nuevo tras la línea de tres puntos y clavar un triple la tenia patentada y su principal seña de identidad (una jugada "maden in Joe Alonso" y marca de la casa).
Joe Alonso tuvo una gran trayectoria deportiva, aunque nacido en Linares (Jaén) pasó por las categorías inferiores de Estudiantes (coincidió con jugadores de renombre como Alfonso Reyes, Pablo Martínez, etc) y las Rozas y posteriormente jugó en:
Para mí siempre me ha resultado extraño que Joe Alonso jugará solamente una temporada en ACB (28 partidos con Fuenlabrada 96-97), pero posiblemente fuera  porque preferiría ser cabeza de ratón que cola de león, estoy seguro que ofertas no le faltarían
Joe era un magnífico tirador de esos que veían el aro como una piscina y que cuando entraba en racha era temible, pero no estaba exento de técnica individual con buen dominio de balón con ambas manos, buena capacidad para fintar y penetrar a canasta con facilidad para provocar ayudas y doblar el balón al compañero mejor desmarcado, posteaba muy bien pese a no ser excesivamente alto y era una preocupación constante para sus rivales, además no era el típico jugador egoísta acaparador de balones que se las jugaba todas sino todo lo contrario, era el típico líder silencioso al que todos sus compañeros buscaban para que se jugara los tiros decisivos, casi siempre con los cuatro abiertos y jugando desde el base. Aunque no era la defensa su fuerte mayor, hacía la típica inteligente de intuición y anticipación huyendo del cuerpo a cuerpo conociendo sus limitaciones.
En Córdoba jugó cuatro temporadas desde 1997 al 2001, quizás en la época mas brillante del equipo que en aquel momento presidía el recordado Andrés López y bajo la batuta como entrenador de Rafa Sanz, aunque si la memoria no me falla también tuvo a Frank Lawlor como entrenador alguna temporada. En la temporada 2000-2001 tuvo un gran promedio anotador (unos 20 minutos por partido), parece ser que una de esas temporadas tuvo una oferta del Forum Valladolid en ACB pero el club no le dejó salir.
Después de su paso por Córdoba Joe Alonso siguió jugando hasta la temporada 2010-2011 siendo jugador del Adepal Alcázar en LEB ORO, pasando por diferentes equipos la mayoría de la zona centro como podéis ver en su historial deportivo estando a las órdenes de entrenadores de prestigio como Miguel Ángel Martín, Javi Juárez, etc.
Como era una persona con la cabeza muy bien amueblada no descuidó en ningún momento sus estudios, hizo Fisioterapia con un máster en Osteopatia, un grado de Primaria con mención en Educación Física y un máster de profesorado de Secundaria y Bachillerato y como no el título de Entrenador de Baloncesto entre otros (en la foto ejerciendo de entrenador con un equipo de niñas). 
Indudablemente Jou Aloso dejó una huella imborrable en el baloncesto cordobés como jugador y como persona.

No hay comentarios: