viernes, 25 de noviembre de 2016

Cesc Cabeza: "También perteneció los júniors de oro" (Por Juanjo Segura)

Cuando echamos la vista atrás y recordamos a la denominada generación de los “juniors de oro”, la mayoría pensamos en las grandes estrellas de nuestro baloncesto que empezaron a despuntar en ese Torneo, como por ejemplo, Juan Carlos Navarro Pau Gasol (aunque tuvo un papel muy secundario), Felipe Reyes o Raúl López. Pero en aquel Mundial de 1999 en el que nuestro combinado venció contra todo pronóstico en la final a Estados Unidos, también militaba un alero de 2,01 metros de altura, llamado Cesc Cabeza, jugador más joven de aquella generación, junto a Julio González, ya que nació en el año 1981. 
A pesar de no disfrutar de demasiados minutos durante el campeonato, salió en el quinteto inicial de la gran final, por lo que Cesc no duda en mostrar su agradecimiento al entonces seleccionador, Charly Sainz de Aja (colaborador de Entrenandobasket): “El gesto que tuvo Charly conmigo fue descomunal. Premiar a un jugador por su trabajo durante toda la concentración con la titularidad en la final de un Mundial, ya que suponía el partido más importante de las carreras deportivas de todos los que estábamos allí. Es un detalle que con el paso del tiempo lo valoro más”.
Natural de Sabadell, comenzó a jugar en el Sant Nicolau, para después pasar a las categorías inferiores del FC Barcelona, donde estuvo formándose durante seis años, antes de recibir la llamada para acudir a Lisboa. “Fue una experiencia inolvidable. Yo soy de la generación del 81 y nunca había ido con los del 80. Me llamaron el día antes de empezar la concentración para suplir una lesión y tuve la suerte de compartir un mes con la mejor generación del baloncesto español y tal vez, europeo. Eran talento puro”, afirma. Pese al paso de los años, todavía mantiene contacto con sus ex compañeros: “Cuando nos vemos, siempre hay tiempo de recordar anécdotas y de reírnos un buen rato. Para algunos fue el hito deportivo más importante de nuestras vida, para otros fue el principio de muchos campeonatos y títulos. Pero siempre que ha salido el tema, todos coincidimos que ese campeonato fue inolvidable. Fuimos campeones del mundo, ganando en la final al equipo de USA y, sobretodo, pasándolo muy bien dentro y fuera de la pista”. 
Posteriormente, no tuvo tanto éxito como muchos miembros de aquella selección, ya que pasó por diversos equipos de LEB o LEB-2, y solamente en la temporada 2005-2006, el Bilbao Basket le hizo ficha como jugador ACB, pero sin contar con demasiadas oportunidades: “Me ha quedado la espina de no haberme consolidado en la ACB. Honestamente, creo que hice todo lo que pude para llegar hasta allí y quedarme, pero por el motivo que sea, no lo conseguí. No fui suficientemente bueno”. No obstante, se muestra feliz por su trayectoria: “Estoy satisfecho con mi carrera como jugador aunque, lógicamente, uno siempre quiere más. Tengo cantidad de buenos recuerdos que no cambiaría por nada y si tuviese que seleccionar algunos, me quedaría con el Mundial Junior ganado en Lisboa y el primer ascenso a LEB Plata logrado con el Sant Nicolau”.
Retirado como jugador desde hace tres temporadas, actualmente trabaja en Octagon Basketball Europe como representante de jugadores de baloncesto, además de seguir vinculado al Club Esportiu Sant Nicolau, donde desempeña el cargo de Director Técnico. Se resiste a abandonar el club de sus orígenes: “Es el club donde empecé a jugar a baloncesto y en el cual he estado vinculado durante toda mi carrera”.
FUENTE: www.belgradobasketball.com, post de Juanjo Segura (Director Entrenandobasket)

No hay comentarios: