lunes, 23 de mayo de 2016

500 Internal Server Error, (Gran artículo de Ángel Fernández Tripiana sobre las órdenes contrapuestas que a veces damos los entrenadores de baloncesto)

**Como suele ser habitual en "Tripi" siempre termina metiendo el dedo en la llaga, para mi es uno de los entrenadores cordobeses que con mas claridad expone sus ideas y sus métodos, además de buen entrenador utiliza en sus escritos una gran elocuencia y fluidez verbal y se muestra como una avezada pluma que mas de uno quisiéramos, lo del entrenacol me ha llegado al alma, jajaja. ¡ENHORABUENA TRIPI!, por tus artículos, por tu valentía y por lo que aportas como entrenador a tantos y tantos entrenadores de formación que leen este blog, son mas de los que te imaginas**.
500 INTERNAL SERVER ERROR
“Pensar es fácil. Actuar es un poco más difícil. Pero actuar como se piensa es lo más difícil de todo”. (Goethe).

Un fenómeno que ocurre muchas veces en los equipos de baloncesto es la existencia de instrucciones contrapuestas. Un jugador recibe órdenes contradictorias de manera inconsciente por parte de su entrenador, empieza a dudar y acaba en un estado de confusión del que no sabe salir y su Sistema Operativo se queda colgado y aparece el fatídico MENSAJE: 500 Internal server error.

Debemos cuidarnos mucho de no dar órdenes incompatibles. Si le decimos a un jugador mini o infantil que se abra a la banda y corra al contraataque lo más rápido que pueda y al mismo tiempo que mantenga las distancias y no se aleje porque su compañero no tiene fuerzas para llegar con el pase, estaremos creándole un conflicto en su toma de decisiones y no sabrá a qué atenerse.

Del mismo modo ocurre con cierta frecuencia que trabajamos con nuestros jugadores en categorías de formación el mantener las distancias y los espacios, y al mismo tiempo les estamos enseñando el bloqueo directo que es todo lo contrario.

Es muy común también que al dar órdenes que generan confusión nos enervemos al notar que el jugador no las cumple con rapidez y eficiencia y cuando este intenta explicarnos el motivo, no le escuchemos diciéndole al mismo tiempo que debe prestar más atención a lo que se le dice.

A principios del siglo XX Isaac Asimov promulgó las Tres Leyes de la robótica que rezan así:

1- Un robot no hará daño a un ser humano o, por inacción, permitir que un ser humano sufra daño. 
2- Un robot debe obedecer las órdenes dadas por los seres humanos, excepto si estas órdenes entrasen en conflicto con la 1ª Ley.
3-Un robot debe proteger su propia existencia en la medida en que esta protección no entre en conflicto con la 1ª o la 2ª Ley. 

Como podemos ver las leyes de la robótica de Asimov no se contradicen y desde luego lo jugadores no son robots.

Ahora nosotros vamos a dictar tres puntos con normas de nuestra defensa individual, que bien pudieran ser las siguientes:

1-No defenderemos por encima de la línea del balón. 
2-Defenderemos fuertemente la línea de pase. 
3-En la defensa al hombre-balón, negaremos un lado ofreciéndole al atacante un pasillo por el que llegaran las ayudas. 

Como vemos en el gráfico, los defensas 1 y 3 están defendiendo a su par presionando en primera línea de pase, mientras el defensor 2, que defiende al balón, niega un lado a su atacante. Podemos observar como los defensores 1 y 3 están incumpliendo la 1ª de nuestras normas: NO defender por encima de la línea de pase, pero si retroceden por debajo de la línea del balón, NO pueden defender la primera línea de pase. 
Claramente hemos dado dos normas contrapuestas y que se colapsan. 

Asimismo, si los defensa 1 y 3 defienden en línea de pase, NUNCA podrán llegar a la ayuda si el hombre-balón se escapa de su defensor 2, ya que están por encima de la línea del balón, por lo que no podemos pedirles que hagan ayudas defensivas. Por tanto debemos corregir nuestras normas defensivas y adaptarlas a la realidad o en su defecto incumplirlas o renunciar a ellas en según que sitios y/o momentos. Una cosa debemos tener clara: No podemos quererlo todo.

Para evitar confundir a nuestros jugadores con órdenes contradictorias, es bueno sincerarse con uno mismo y analizar nuestro plan, nuestro método y organizar mejor las ideas antes de llevarlas a cabo en la pista.

Desde luego como entrenadores de base debemos poner nuestra inteligencia al servicio de nuestros jugadores y saber que principalmente somos formadores y no caer en la publicidad engañosa como esta. 

“Toma un entrenacol al día. Sube la autoestima del Entrenador” 

*Entrenacol, para el entrenador entrenador. 

*Toma un Entrenacol al día y olvídate de la técnica individual. Con entrenacol la táctica será tu mejor aliada. 

*Advertencia: Si toma mas de un Entrenacol al día puede sufrir exceso de pizarreo y tacticismo

*En caso de sobredosis acuda urgentemente a un Clinic para entrenadores de formación.  
En realidad todos, en mayor o menor medida, hemos abusado en nuestra juventud del Entrenacol, que es fuertemente adictivo, pero se puede salir de esa adicción aplicando el sentido común, poniendo los pies en el suelo y sabiendo que tenemos jugadores en edad de formación y no de ACB.  

Por otra parte, es frecuente escuchar en charlas con otros entrenadores el famoso: “YO SE LO DIGO”.

Yo le digo que bloquee el rebote. Yo le digo que no tire desde el pecho. Yo le digo que no pase de cuarto hombre los bloqueos. Yo le digo que… Entonces siempre me pregunto lo mismo: ¿Lo entrenará?, porque puestos a decirle a un jugador algo, lo mejor y más fácil sería decirle: “Tu juega como Stephen Curry” y se acabó el problema. Claro que en este punto el S.O. del jugador se colgaría y pondría un mensaje parecido a este: 305 ERROR: NO FOUND DATA INSIDE.

Como entrenador de baloncesto sé que una cosa es la importancia que le damos al tema de la enseñanza de los fundamentos, lo que decimos, y otra bien distinta es el tiempo que le dedicamos a diario a la práctica de la técnica individual, lo que hacemos. En mis encuentros con otros entrenadores hablo de ello con frecuencia. Sin embargo, a pesar de creer en la técnica individual como algo básico y muy importante, pocos pensamos en ello lo suficiente como para actuar y la inmensa mayoría, tristemente, hacemos muy poco al respecto.

Este es uno de los grandes dilemas del entrenador. Todos queremos triunfar; todos pensamos constantemente en el éxito; todos profesamos abiertamente nuestro gran deseo de ganar, pero al momento de actuar, lo hacemos de una manera contraria a los principios del éxito.
Debemos tener claro que ganar no significa necesariamente estar haciéndolo bien, ese sería un análisis muy simple además de erróneo.

Por otra parte, quiero decir que este artículo, y otros que he escrito para este blog, sólo son reflexiones que buscan remover un poquito nuestra conciencia como entrenadores y que, a su vez, recapacitemos si hacemos todo lo correcto para lograr la mejora de nuestros jugadores, nada más lejos de mi pensamiento que querer denostar a ningún compañero/a ni tan siquiera molestarlo.
AUTOR: ÁNGEL FERNÁNDEZ TRIPIANA "Tripi" (Entrenador CV Carmen-Córdoba)

4 comentarios:

Angel Tripiana dijo...

Gracias maestro por tus palabras

Angel Tripiana dijo...

Gracias maestro por tus palabras, un abrazo

buena persona dijo...

Muy deacuerdo contigo Tripi, muy buen artículo, con mucha verdad en tus palabras que es cierto que causan inseguridad en los niños, yo siempre he dicho: "que si Jordán hubiera tenido un entrenador de chico nunca habría sido Jordan..." espero que sirva de reflexión y no haya muchos niñ@s que hibernen su sistema operativo, un saludo a todos, Fran

Angel Tripiana dijo...

Gracias por tu comentario Fran. ¿Nos conocemos?