lunes, 27 de febrero de 2017

Reflexiones de un entrenador (Reposición artículo escrito el 6 febrero 2008)

**El Blog Viveelbasket nació en el año 2007, concretamente el 3 de marzo haremos el décimo aniversario de su creación, ha pasado mucho tiempo y actualmente se han publicado 19.107 entradas, se han recibido 4.364.353 visitas y es muy conocido en toda España y también en otros países extranjeros, hemos liderado muchos años el ranking de Blogs de Basket y nos sentimos muy orgullosos de la respuesta y seguimiento de todos ustedes.
Con motivo del Décimo Aniversario voy a ir poco a poco reponiendo algunos de los artículos publicados de mayor relevancia, especialmente en los primeros años. A continuación os presento el primero de esa serie tirulado "Reflexiones de un entrenador (I)", escrito el 6 de febrero de 2008, a pesar del tiempo transcurrido creo que está totalmente en vigor, ¡juzguen ustedes!**
REFLEXIONES DE UN ENTRENADOR (I)
He entrenado durante muchos años, he pasado por todas las categorías de minibasket a senior, he aprendido y sigo aprendiendo de todos cada día. Me he sentado delante de mi ordenador y he reflexionado durante un tiempo sobre mi evolución y sobre mis experiencias, muchas ideas casi de forma desordenada se me vienen a la mente, y he querido hacer algunas reflexiones que creo pueden ser interesantes y quizás ayudar a otros entrenadores, preferentemente a los que empiezan.
Perdonadme si mis ideas no van entrelazadas, pero mas que un artículo sistematizado y ortodoxo quiero escribir con el corazón lo que en estos momentos pasa por mi mente, seguramente me arrepentiré después por no haber sido mas detallista, pero de vez en cuando hay que romper con los cánones y decir lo que uno piensa, aunque eso no sea lo mas políticamente correcto.
Reflexión nº1.-¿Qué tipo de entrenador quieren los clubs?
Salvando las categorías inferiores, los clubs quieren contratar un entrenador prestigioso y contratar jugadores que sean una garantía para conseguir sus objetivos, y ven (salvo excepciones), casi como una carga a los equipos cadete, juvenil, etc, mas que cómo el vivero o futura base del club.
Suelen poner de entrenadores de esos equipo a jugadores seniors (no todos los exjugadores sirven para entrenar), ya retirados o bien a chavales jóvenes sobrados de voluntad y ganas, pero que debido a su bisoñez es difícil que puedan hacer un trabajo de enseñanza que consiga un máximo aprovechamiento.
¿Por qué no se contrata un entrenador que haya demostrado su categoría y conocimientos con su trabajo en otros clubs?. Un entrenador que marque la línea a seguir a otros entrenadores de la entidad, que planifique de forma conjunta, sin por ello cohartar la libertad de los demás entrenadores. Un entrenador que se haga cargo de las categorías inferiores dónde sus conocimientos puedan ser lo mas fructíferos posibles para los jugadores y el club?.
Reflexión nº2.-¿Qué quieren conseguir los entrenadores?
Muchos entrenadores, simplemente con hacer un cursillo inicial y sin los conocimientos mínimos necesarios, ya están pensando en ganar campeonatos y en llegar a ser el entrenador del equipo senior de su club. Precisamente a los jugadores que menos podrán enseñar, porque son jugadores que ya estarán hechos y formados, su objetivo primordial será ganar muchos partidos y conseguir resultados a corto plazo (para ellos ganar campeonatos es ser mejor entrenador).
Conozco a entrenadores con titulación superior que no tienen ningún interés por enseñar a los chavales de categorías inferiores, precisamente los chicos/as que mas necesitados están de este tipo de entrenadores con conocimientos, experiencia y dotes pedagógicas. Pero para este tipo de entrenadores, trabajar con este tipo de jugadores es casi cómo bajar un escalón muy importante en su status profesional.
¿Por qué los entrenadores que empiezan no trabajan durante dos o tres años al lado de entrenadores contratados, con experiencia, con conocimientos, etc?. Pienso que es bueno que recojan lo mejor de estos entrenadores y después lo lleven a la práctica cuando empiecen a andar en solitario. ¿No sería una manera importante de formarse cómo entrenadores?, yo sinceramente aprendí bastante de muchos buenos entrenadores que tuve cerca.
Reflexión nº3.-¿Planificación o improvisación?
Hay entrenadores (por suerte cada vez menos), que no planifican (si, así cómo lo oyen), van a los entrenamientos y trabajan en función de lo que se le viene a la cabeza ese día, o en función del número de jugadores que tienen , o por cualquier otra causa.
Rotundamente ese no es camino, el entrenamiento se debe planificar si es que queremos que se consigan los objetivos que pretendemos alcanzar. Los ejercicios físicos, técnicos y tácticos se deben de programar, estableciendo la temporalización adecuada. Tenemos que basarnos en un método de trabajo racional, progresivo y evalúable. Muchas veces observamos que se trabaja mucho un aspecto y otros casi ni se toca, que se dedica mucho mas tiempo al ataque que a la defensa, qué casi siempre nos limitamos a ejercicios con balón y apenas si trabajamos el juego sin balón, etc, etc. Si todo está planificado y organizado es difícil que se dejen lagunas y que se repitan conceptos mas de la cuenta.
¿Significa esto que nunca apodamos improvisar?. La excepción confirma la regla, y en un momento concreto y por una circunstancia determinada se puede hacer, pero no por norma o por costumbre. Si no nos organizamos adecuadamente correremos el riesgo de que los jugadores nos digan que se aburren y que se cansan de hacer siempre lo mismo.
**En próximo artículo seguiré incluyendo reflexiones, se que muchos entrenadores que me lean diferirán de mis opiniones, indudablemente no estoy en posesión de la verdad, pero cómo les dije de vez en cuando hay que romper los cánones establecidos y reflexionar en voz alta.**