sábado, 25 de febrero de 2017

Una serie de catastróficas desdichas provocan la derrota de los moronenses

Segunda derrota consecutiva de Aceitunas Fragata Morón. Esta, además, de las que duelen. En casa, en el último segundo, tras remar a contracorriente todo el partido y con factores externos que no deberían verse en esta categoría. Pero sobre todo, el juego del equipo. Uno de los peores partidos que se recuerdan en este Pabellón Alameda, que se contagió de ese espíritu. Quién sabe, quizá no nos conviene madrugar.
No empezó bien el partido, con los nuestros atascados en el primer cuarto mientras que Zornotza encontraba el camino a la canasta con mucha facilidad. El primer punto de Morón llegó tras varios minutos disputados. Pero no terminaba de cuajar el juego. Despistes en defensa, incapacidad anotadora… Parecía como si los jugadores no hubieran llegado a tiempo al partido y las cosas no salían. El equipo intentaba buscar, sin éxito, a sus mejores anotadores, pero estos no tenían el día. Zornotza, que tras su gran arranque con 0-6, se contagió de la dinámica general del partido, con varios ataques que terminaban en fallos de uno y otro. Aun así, con todo eso, el cuarto terminaba con una ventaja de 9 puntos para los visitantes, con un 15-24.
El segundo cuarto agravó la situación del equipo, aunque esta vez se maquilló un poco por un mayor acierto y, sobre todo, una mejor defensa, que cerró este parcial con una anotación muy baja para ambos equipos (12-13). Javi Marín (a la postre, el mejor del partido), empezaba a hacer notar su presencia, escoltado por unos Tyler y Leo Cizmic muy acertados desde el triple. Pero los intentos de remontada eran contrarrestados por el equipo vasco, agarrados a la gran dirección de De la Rúa y la muñeca de Vasilije Vucetic. El equipo necesitaba el descanso con mucha urgencia, y una canasta in extremis de Javi Marín conseguía que nos fuésemos al vestuario con solo 10 puntos de diferencia, 27-37.
Tras el descanso, la cara del partido cambió por completo. Una reacción brutal de Aceitunas Fragata Morón le daba la vuelta al partido gracias a un parcial de salida de 10-0. Si esto era importante, más todavía fue que Zornotza no anotase y que no se encontrase cómodo. Soberbias actuaciones de Javi y Tyler para ir acercando poco a poco a Morón en el marcador. Además, Mansour Kasse comenzaba a dejar muestras de su calidad con grandes tapones y rebotes vitales, aunque los colegiados los confundiesen con faltas. No obstante, Zornotza no bajaba los brazos y conseguía recuperar la cara al partido para irse con ventaja al último cuarto, en el que se intuía una batalla descarnada. No estaba siendo un partido de anotaciones, como reflejaba ese 47-51 con el que se llegaba al final del cuarto.
Afrontaba Aceitunas Fragata Morón el final del partido con un jugador menos tras la expulsión de Jiménez, que tuvo sus más y sus menos con algunos jugadores rivales. Una baja sensible, al final, porque este jugador aporta mucho en este tipo de partidos. Pero no era el día. Y eso que se recuperó a Alo Marín para la causa, un tanto descentrado durante todo el partido, pero que apareció para anotar puntos muy importantes en este cuarto. Llegó Morón a ponerse por delante en este cuarto, aunque fue un espejismo. Un par de triples alejaban de nuevo a Zornotza y el partido parecía decantarse definitivamente por los vascos. Pero apareció el MVP, Javi Marín, para anotar un triple decisivo que alimentaba las ilusiones del Pabellón Alameda, que se volvió loco cuando, a falta de 7 segundos, vio cómo un triplazo empataba el partido. No obstante, los dioses del baloncesto no querían que se llegase a la prórroga. Daniel de la Rúa sentenciaba con un lejano triple, con 1 segundo largo en el electrónico. Intentó la machada el Aceitunas Fragata Morón, pero el intento de triple de Leo Cizmic fue neutralizado. Dura derrota, especialmente teniendo en cuenta lo que viene ahora y ante un rival directo como Zornotza.
Juan Luis Mármol

No hay comentarios: