viernes, 30 de septiembre de 2016

Cuando el talento entra por la ventana (Por Antonio Acuña Rodríguez)

**Excelente artículo escrito por Antonio Acuña entrenador y coordinador del CD Jacaranda de Brenes y además administrador del blog Detrás del Aro, sobre el talento de los niños y niñas en general y mas en particular relacionándolo con el baloncesto. Felicidades por el mismo y muchas gracias Antonio por compartir tu post con los seguidores de Viveelbasket**
CUANDO EL TALENTO ENTRA POR LA VENTANA
Mucho se habla del talento. La primera pregunta que debemos hacernos es si sabemos detectarlo. Si el talento llama a la puerta no hay problema, este viene cuando entra por la ventana y además sin avisar. El talento que entra por la ventana sin avisar es el más puro, el más diferente. Lo homogéneo no solo aburre, si no que es incapaz de crear. 

La mayoría de los niños vienen de serie. Y si alguien viene diferente, ya nos encargamos los entrenadores de decirle que no se salga de la fila. No sólo no apoyamos esa particularidad, si no que la ahogamos. Por lo tanto, ya tenemos dos problemas: primero, no detectarlo, no estar atentos a la ventana porque estamos esperando únicamente detrás de la puerta; y segundo, el alineamiento hacía lo normal. Incluso, si lo detectamos y queremos abrir la ventana al talento, ¿Sabremos como hacerlo? ¿Estaremos preparados?
El problema no sólo está en el ámbito deportivo, numerosos educadores defienden un cambio del sistema educativo en el que la confianza y la creatividad sean la base, tales como en Finlandia. En la sociedad finlandesa la imaginación y la participación son muy apreciadas. Los profesores piden a los alumnos que imaginen, que intenten crear. Los niños finlandeses descubren las cosas, no las memorizan recitándolas una y otra vez. También el nivel del profesorado es muy alto, solo uno de cada diez aspirantes a estudiar pedagogía logran ingresar. La palabra no la tiene el profesor, sino los alumnos.
IMPORTANTE VER EL VÍDEO PARA ENTENDER EL POST
Volviendo a mi experiencia personal -porque como ya sabéis, este blog lo uso para compartir mis vivencias como entrenador de baloncesto-, seguramente haya hecho oídos sordos a muchos talentos en esta década que llevo como entrenador. O peor aún, si lo encontré, no supe como tratarlo. Me he prometido a mí mismo que trabajaré mucho, por si alguno vez encuentro a esos talentos, poder ayudarles en todo lo que dependa de mí.
Esta temporada estoy entrenando al mini masculino de Gines y al mini femenino de Brenes. ¡Me encanta el Minibasket! Nido de talentos. Tengo muchos jugadores y jugadoras con unas ganas de aprender enormes. Otros tanto que les apasiona entrenar y se esfuerzan a diario por ser mejores jugadores/as. Hoy os voy a hablar de Lucía, una de esas loquillas que te complican la vida en cada entrenamiento.
La primera etapa de entrenamientos para Lucía fue bastante buena. Le encantaba el baloncesto, le gustaba trabajar en equipo. Su segunda fase de entrenamientos fue muy diferente porque veía que no se divertía. Lógicamente la culpa era mía. Necesitaba innovar para poder motivar. Y así fue, conseguimos que siguiese entusiasmada con sus entrenamientos de baloncesto. Ya no me valía “lo de siempre” en los entrenamientos. Todos los veranos entrenamos durante muchas mañanas porque es la primera para todo. Y si una jugadora quiere entrenar, un entrenador quiere entrenar. Muy competitiva, de las que más. Por jugadoras como ella, soy mejor entrenador.
Queda claro que trabajar el talento cuesta más. No sólo porque te van a exigir más como entrenador, si no porque tienes que saber que el talento no siempre es presente, es más, normalmente es futuro. El niño de 'obedezco y mando', de recitar y recitar, es muy fácil entrenarlo, demasiado. El jugador con talento debe desarrollarse, debemos explotarlo. Simplemente no coartándolo y dándole confianza. El presente puede estar en el físico, quizás en “lo normal”. El talento no tiene techo pero tampoco te da resultados a corto plazo, se debe trabajar y mucho con el.
Recuerdo a Lucía en un partido cuando iba sola hacía canasta en un contraataque para finalizar. La pequeñaja va y se para en el triple sola y tira. No entró. Ni siquiera me miró para ver mi cara tras esta acción. Ella sabe que tiene toda mi confianza para crear. Muchas risas y comentarios tuve que aguantar cuando la pequeña tiraba una y otra vez sin ni tan siquiera tocar el aro. Hay que ser valiente con tu filosofía como entrenador hasta el final. Puede ser que me esté disparando en el pie, soy consciente de ello, peronunca voy a castigar ninguna acción creativa de un jugador mío. “Acuña, pero tirarse un triple cuando va sola hacía canasta es una locura”. Lo sé, también soy consciente de ello, trabajamos para que pueda tomar las mejores decisiones pero no para coartar sus propias decisiones aunque sean erróneas. No quiero privar su libertad creativa. De estos errores seguro que aprende.
Rafael Gallinato, responsable de gestionar el talento de las selecciones U13 masculina, me contó una anécdota súper interesante de Ricky Rubio. Cada vez existen más métodos para la detección del talento, se llega a casi todos lados. Es muy difícil que se escape alguno o que no se sepa ver. “Ricky en sus entrenamientos con la selección española de formación daba todos sus pases a la pared, casi nunca llegaban a sus compañeros de equipo”, me contaba Gallinato. ¿Era malo Ricky de pequeño? No, simplemente él veía cosas que sus compañeros no veían. Por supuesto que no es comparable, pero la temporada pasada Lucía empezó a dar esos pases a nadie. Yo recordando las palabras de Gallinato, no sólo no le dije nada, si no que la felicité por intentar crear cosas diferentes. A día de hoy, Lucía sigue dando algunos pases raros pero también es la máxima asistente de mi equipo y casi nunca con pases fáciles, es más, se suele complicar la vida.

Retomando el triple sola en un contraataque que falló. Ha mejorado su toma de decisiones, es una tiradora excelente. Lo hace en momentos ya más adecuados, por ejemplo cuando sus compañeras penetran y ella se abre. O tras una inversión. Pero como le va la marcha, no se va a conformar con eso y ahora está trabajando la creación de tiro. ¿Sabéis lo difícil que es para un niño crearse su propio tiro desde el bote? Yo que soy un poco tiquismiquis con el uso del bote me tengo que morder la lengua cuando le veo hacer eso. Pero como he comentado antes, no quiero privarle de su libertad creativa. Y ojo, que ya las va colando. Se ha convertido en la máxima anotadora del equipo.
Es muy gracioso (menos para mí) verla cuando estamos trabajando nuestro juego libre. Nuestra ocupación de espacios. ¡No se entera de nada! Se aburre como una ostra. Ella no necesita que le digas: “Tú aquí y después para allá”. Debe entender que esto es un juego de equipo y que debe habituarse a ello. Es complicado. Yo todavía no tengo una solución adecuada para esto. No va a ir por libre en la pista, debe regirse por una serie de “normas” en la ocupación de espacios para que ella pueda desplegar su talento. Pero tampoco quiero limitar su toma de decisiones. Por ahora, permito cualquier cosa diferente que ellas crean que pueda ser beneficioso. Esto me lleva a posibles choques entre ellas, ocupación de dos jugadores en mismo espacio, perder rapidez en el juego...

Es un reto apasionante el que tengo a diario. Voy ilusionado a cada entrenamiento por ver con que me van a sorprender hoy mis jugadores. Desde el “chasquido” de Ana para recibir hace unos años hasta el triple sola de Lucía. La mayoría de las cosas que he aprendido como entrenador siempre se lo deberé a mis jugadores. No sé si lo he dicho ya, por si acaso... ¡Qué bonito es el Minibasket!
Os recomiendo estos artículos de este mismo blog muy acordes con este tema|
Dejen pensar a sus jugadores 
Planteando problemas a los jugadores. 
AUTOR: Antonio Acuña (Coordinador y entrenador del C.D. Jacarandá Brenes)

No hay comentarios: